Login

Sign Up

Name*
Email*
Password*
Confirm Password*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.

Already a member?

Login

Login

Sign Up

Name*
Email*
Password*
Confirm Password*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.

Already a member?

Login

El Imperio Romano

Se trata del período histórico que transcurre entre el año 27 a.C y el 476 d.C. De la mano de varias dinastías y numerosos emperadores Roma adquiere su máximo esplendor. El dominio del Imperio alcanza términos impensables.

Con la muerte de Marco Antonio y con Octavio, sobrino de Julio César, al poder se va construyendo el Imperio Romano. Se trata del período histórico que transcurre entre el año 27 a.C y el 476 d.C. El Senado distingue a Octavio como Imperator Caesar Augustus, comandante de todos los ejércitos, y con el da comienzo una época de paz y prosperidad para el pueblo romano.

A lo largo del Imperio, se sucedieron diferentes dinastías de emperadores. Al tratarse de un puesto hereditario, el cambio de dinastía, solo se daba ante levantamientos, sobornos o asesinatos. Destacan cuatro grandes dinastías: la Julio-Claudia, la Flavia, la Antonina y la Severa, después de esta última comienza la crisis del siglo III, las distintas dinastías posteriores no lograrán devolver a Roma su pasado esplendoroso.

Durante este período, la sociedad romana se divide principalmente en caballeros y proletariado. Los primeros eran los empresarios, prestamistas y comerciantes, personas con alto poder adquisitivo, en definitiva y los segundos generalmente campesinos.

El Imperio Romano se inauguró con el emperador Augusto, denominándose Alto Imperio al período que va de Augusto a Diocleciano y Bajo Imperio entre Diocleciano y la caída del Imperio en Occidente.

Emperador-Roma

Alto Imperio (27 a.C-305 d.C)

Con la llegada de Octavio al poder se lleva a cabo la transición del gobierno republicano al Imperio. Este realizó reformas que llevaron al Imperio Romano a su máximo esplendor, y además desarrolló un modelo de gobierno capaz de administrar eficazmente todos los territorios de Roma.

Durante el Alto Imperio se suceden las diferentes dinastías mencionadas anteriormente y los gobiernos de emperadores como Calígula, Nerón, Vesparsiano, Domiciano, Trajano, Adriano, Marco Aurelio o Caracalla. Tras la muerte de este, le sucedieron tres emperadores más, Alejandro Severo fue el único y último que logró mantener la calma hasta que es asesinado por sus tropas y el ejército se hace con el poder. A partir de aquí comienzan 50 años de anarquía en el Imperio.

Bajo Imperio (305-476)

Con la muerte de Alejandro Severo el Imperio cae en una profunda crisis durante 50 años, la conocida como Crisis del siglo III. Con la llegada de Diocleciano al poder se inaugura un período de reformas que ayudaron al Imperio a mantenerse durante 2000 años más en Occidente y diez siglos en Oriente. Aquí es cuando tiene lugar la división en dos del país, el Imperio Romano de Occidente y el de Oriente o Bizantino.

Consciente de que un único emperador no sería capaz de gobernar el Imperio, Diocleciano decide que cada parte del Imperio tenga su propio gobernador. De esta época destacan figuras como la de Maximiano, Galerio o Constantino I. Este último conseguirá volver a ser el único emperador de la totalidad del Imperio, comenzando así el reinado del Emperador Constantino el Grande y la Dinastía Constantiniana.

Durante su gobierno tienen lugar dos hechos importantes, el Edicto de Milán, con el que se establece la libertad de culto y la fundación de Constantinopla, que se convirtió en capital del Imperio.

Con la muerte de Constantino, sus hijos se dividen el gobierno y más tarde Constancio volverá a a gobernar en su totalidad el Imperio. En el año 378 Teodosio se convierte en Emperador de Oriente y más tarde en emperador único. Es durante su reinado cuando el cristianismo se convierte en religión oficial de Roma, dándose una cooperación entre gobierno y religión para mantener el orden en el Imperio. Sin embargo, esta acabó convirtiéndose en una de las principales causas del fin del Imperio de Occidente.

El Imperio Romano de Occidente llegó a su fin total con la destitución del último emperador Rómulo Augústulo por parte del rey germánico Odoacro en el año 476, que se convertiría en rey de Italia.

El Imperio Romano de Oriente, más tarde llamado Imperio Bizantino, se extendería hasta el año 1453 cuando tiene lugar la caída de Constantinopla o actual Estambul.