Login

Sign Up

Name*
Email*
Password*
Confirm Password*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.

Already a member?

Login

Login

Sign Up

Name*
Email*
Password*
Confirm Password*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.

Already a member?

Login

El Papado en Roma

A lo largo de la historia, por diferentes circunstancias, el Papa fue ganando poder hasta llegar a ser la única autoridad en Roma. Con la Revolución Francesa y más tarde la Unificación de Italia finalizarían los Estados Pontificios.

Durante el gobierno de Constantino I (272-337 d.C), se refunda Constantinopla y se autoriza el culto cristiano por primera vez por el Edicto de Milán en el año 313. Constantino el Grande hizo del cristianismo una “religión de poder”, afianzando e incrementando los privilegios de los obispos. Todo ello fue esencial para la expansión de la religión cristiana y los historiadores lo presentan como el primer emperador cristiano.

En el año 378, Teodosio se convierte en Emperador de Oriente y más tarde en emperador único. Es durante su reinado cuando el cristianismo se convierte en religión oficial del Imperio, mediante el Edicto de Tesalónica en el año 380, dándose una cooperación entre gobierno y religión para mantener el orden en el Imperio. Sin embargo, esta acabó convirtiéndose en una de las principales causas del fin del Imperio de Occidente.

El fin del Imperio de Occidente o la caída de Roma tiene lugar con la destitución del último emperador Rómulo Augústulo por parte del rey germánico Odoacro en el año 476, quien se convierte en rey de Italia y representante del Imperio. Las relaciones con Constantinopla se deterioran y le obligan a rendirse en el año 493. Después de ser capturado es asesinado por Teodorico, quien asume el poder como rey de Italia. Desde finales del siglo VI el centro de poder de lo que queda del Imperio de Occidente es llevado a Rávena.

En el año 751, los lombardos invaden Italia, debido al cisma de Bizancio el papado se ve obligado a aliarse con el rey de los francos. Así, en el año 756 Pipino el Breve otorga al Papa el poder sobre las regiones próximas a Roma y surgen los Estados Pontificios, que se mantendrían hasta 1870. Toda la relevancia y poder que el Obispo de Roma había adquirido durante el desarrollo del cristianismo tanto en la vida religiosa como política, hizo que Roma se estableciera como centro del cristianismo.

Fue la Revolución Francesa el suceso que terminó con el poder papal el 7 de mayo de 1798, se declaró la República Romana y el papa fue apresado y enviado a Francia. Tras las derrotas de Napoleón, el papa pudo retomar sus posesiones en 1814, reconociéndose la pervivencia de los Estados Pontificios.

En 1848 se darían una serie de revueltas que harían que Pío IX tuviera que huir de Roma proclamándose la II República de Roma. En 1870, a raíz de la batalla de Puerta Pía con la que Pío IX pretendía mantener su soberanía sobre los Estados Pontificios, entran en Roma los soldados Bersaglieri para completar la Unificación de Italia y Roma se convierte en la nueva capital de Italia.